domingo, 6 de octubre de 2019

⭐ El Monasterio de San Lorenzo de El Escorial ⭐


El Monasterio de El Escorial está ubicado en el monte Abantos a 1000 metros sobre el nivel del mar, en un paisaje abrupto que dista 50 km de la capital y forma parte de nuestro patrimonio Nacional y de la Humanidad.

Es de planta cuadrada, posee cuatro torres en cada esquina y su estilo es renacentista. La primera piedra se puso un 23 de abril del año1563, fueron 21 años de obras que concluyeron en 1584 (tiene 435 años de antiguedad). Los arquitectos más importantes fueron Juan Bautista de Toledo (el arquitecto de Felipe II) y Juan de Herrera entre otros (Juan de Minjares, Giovanni Battista y Francisco de Mora). Está considerado como la octava maravilla del mundo y fue erigido en honor a la victoria en la Batalla de San Quintín acontecida el 10 de agosto de 1557 entre franceses y españoles.

El Monasterio de San Lorenzo de El Escorial está formado por un monasterio, un palacio, una basílica, una preciosa biblioteca que además es una de las más importantes del mundo y posee una simbología muy interesante de la que hablaré un poco más adelante, un colegio y un panteón. Fue residencia de la Familia Real Española y de hecho es donde están enterrados todos los monarcas, esposas e infantes.



Las lonjas son las explanadas que recorren los lados norte y oeste del monasterio y bajo ellas cruza una especie de túnel o pasadizo que antiguamente se utilizaba para el paso de personas, alimentos o material sobre todo durante los inviernos. En la actualidad está regido por los monjes agustinos, aunque originariamente los encargados de custodiarlo fueron los monjes jerónimos. La Orden de San Jerónimo estaba muy ligada a la monarquía, era una orden de clausura (fundada en el siglo XIV) sujeta a la regla de San Agustín.

Tiene un total de 2600 ventanas, más de 1500 pinturas, 1200 puertas, 540 frescos, 160 metros de pasillos, 88 fuentes, 86 escaleras, 16 patios interiores, 15 claustros y 9 torres. En total 33000 metros cuadrados. Se le bautizó con el nombre del santo porque la Batalla de San Quintín data del 10 de agosto, día en que San Lorenzo murió  martirizado en una parrilla.

Cuenta una leyenda medieval que Lucifer habitó en una cueva a los pies del monte Abantos y desde allí creó las siete puertas para poder acceder al Inframundo, se cree que una de estas puertas estaría en El Escorial, denominada como la boca del infierno. Por eso se cree que la ubicación del monasterio no fue casual. Para llevar a cabo el proyecto reunió a una comisión de sabios, entre los que no sólo se encontraban arquitectos, sino que también había médicos, ingenieros y hasta zahoríes que habían sido contratados con el fin de encontrar las supuestas fuerzas telúricas.


Felipe II reinó en España desde el 15 de enero de 1556 hasta su muerte el 13 de septiembre de 1598, apasionado de la naturaleza y las plantas contrató a los mejores jardineros del mundo para construir y diseñar los hermosos jardines privados de El Escorial. Fue un personaje peculiar, un hombre solitario y enigmático, de extraordinaria imaginación, poco mujeriego a pesar de haber tenido cuatro esposas, obsesionado con la higiene personal, detestaba las fiestas y también que le hicieran la pelota, casi todo su reinado se lo pasó viajando por todo mundo, pero su salud débil y en los últimos años de vida sufrió a consecuencia de la gota y la artrosis. Su muerte fue agónica, encamado con montones de miembros humanos a su alrededor ya que quiso morir rodeado de reliquias de santos (entre las que se encontraban la dodilla de San Sebastián o el brazo de San Vicente Ferrer) y también observando esa magnífica obra de El Jardín de las Delicias de El Bosco, obcecado en la lechuza que asoma por el agujero. Referente a las reliquias llegó a juntar la friolera de 7.422 que se dividían en: 10 cuerpos completos, 144 cabezas, 306 entre brazos y piernas, se cree que tenía cabellos de Jesucristo y la Virgen, trozos de la Vera Cruz y la corona de espinos y miles de huesos de santos... Murió el 13 de septiembre de 1598 a las 5 de la madrugada.


La biblioteca de San Lorenzo de El Escorial  de extraño emplazamiento, es una de las más importantes del mundo y su decoración esconde mucha simbología.  Mide 54 metros de largo, 9 metros de ancho y tiene 10 metros de altura. Felipe II quería que fuese la más grande de toda la cristiandad al igual que el templo y lo llegó a conseguir ya que en su época compitió con la biblioteca del Vaticano. Pero a pesar de estar en pleno siglo XVI con la Santa Inquisición de por medio, el monarca mandó recopilar por el mundo libros prohibidos y herejes, tratados relacionados con la alquimia y las artes oscuras. El lomo de ningún libro queda a la vista en las estanterías, mostrándose sólo  los cantos pintados de dorado, dándole así un toque misterioso. Es una de las estancias más hermosas del monasterio y la que más llama la atención de los visitantes.  El techo forma una bóveda de cañón pintada con los frescos de Pellegrino Tibaldi (1527- 1596) donde se representan las 7 artes liberales (gramática, retórica, dialéctica, aritmética, geometría, astronomía y música) dibujos que esconden simbolismo con personajes descolocados. En ella se guardan 4000 manuscritos y 10.000 libros impresos de los cuales 119 "libros prohibidos" fueron desapareciendo con el tiempo y a día de hoy se desconoce su paradero. Se cree que hay otra biblioteca de temática íntegramente esotérica oculta en algún rincón del edificio.

Leyendas de El Escorial:


La leyenda más famosa es la de el perro negro, mitad famtasía, mitad realidad. Este perro demoniaco obsesionó a Felipe II ya que se dice que se le apareció en su lecho de muerte, y lo escuchaba ladrar muy a menudo, esto está recogido en los escritos de Fray José de Sigüenza  a quien se le considera el primer historiador del Escorial. Durante las obras de construcción del monasterio un perro negro no hacía más que importunar,  obstaculizando e incordiando a los obreros hasta que lo pudieron capturar y lo colgaron, unos dicen que en una de las torres, otros que en una de las ventanas de El Escorial, pero lo cierto es que el cadáver del perro estuvo meses y meses colgado.


La silla de Felipe II es una piedra desde donde dicen que el monarca se sentaba a contemplar el avance de las obras, pero recientemente se ha descubierto que en realidad "la silla" fue un altar rupestre de la época prerromana del siglo V a. C.


Se dice que en ocasiones se avista un fauno de semblante serio despeñarse por las laderas y una enorme sombra de más de dos metros más negra que la propia oscuridad de la noche.


La leyenda de las famosas apariciones de la Virgen María que tanta controversia generaron durante la década de los 80 y 90. Luz Amparo Cuevas era una mujer que afirmaba ver a la virgen en la finca de Prado Nuevo, llegó a movilizar a miles de personas que acudían en masa a peregrinar a este lugar. En la actualidad se siguen haciendo las peregrinaciones, fue denunciada por la Iglesia por supuesta estafa y sectarismo, pero las resoluciones de estas demandas fueron favorables para los demandados.


La leyenda de las cuatro esposas de Felipe II,  María de Portugal ( 15 de octubre de 1527 - 12 de julio de 1545) María I de Inglaterra (18 de febrero de 1516-17 de noviembre de 1558), Isabel de Valois (13 de abril de 1546 - 3 de octubre de 1568) y Ana de Austria (1 de noviembre de 1549 - 26 de octubre de 1580) que en las noches de luna llena dicen que sus almas deambulan en hilera y con un cirio entre sus manos por las lonjas de El Escorial.

La leyenda de "la llave maestra" de Felipe II que con sólo girar una vez abría todas y cada una de las 1200 puertas del monasterio.


La leyenda del niño Pedrín. Pedro Bravo y Bravo era más conocido como "Pedrín". Un niño monaguillo que ayudaba en la liturgia de El Escorial, tenía 8 años. Un día, una tarde de el frío  invierno de 1893 desapareció sin dejar rastro hasta que semanas más tarde, el 10 de febrero de 1893, encontraron su cadáver destrozado en un punto concreto del monte Abantos donde más tarde se levantaría una cruz de piedra en su recuerdo. Su trágica muerte estuvo rodeada de incógnitas, se dice desde que fue asesinado en el propio monasterio quizás por algún clérigo hasta que fue raptado por una enorme figura negra que trató de llevárselo sin éxito al Inframundo. Lo cierto es que un hombre fue condenado por este asesinato "el Chato de El Escorial" quien permaneció en prisión hasta que fue puesto en libertad por ciego y anciano. El Chato terminó sus últimos días pidiendo limosna por Madrid diciendo -¡Los frailes!  ¡Fueron los frailes! La leyenda cuenta que cerca de la cruz del niño Pedrín se escuchan lamentos y las voces del niño que da vueltas alrededor de ella.







No hay comentarios:

Publicar un comentario