lunes, 17 de junio de 2019

🕸La Antigua Casa Indiana del Coche🕸


Nos adentramos en la enorme finca desbrozada y totalmente abierta, ya nada queda del exuberante jardín que debió tener en otro tiempo. La edificación está literalmente cubierta por las enredaderas que han crecido durante décadas a su libre albedrío, escondiendo las fachadas, los huecos de las ventanas y lo poco que queda de los tejados. Al pie de la casa nos recibe por un lateral un hermoso porche porticado con arcos de medio punto y columnas con capiteles ornamentales, desde allí ya podemos observar el interior de la vivienda, ya no queda nada, ni suelos, ni techos, ni la antigua escalera de madera, ni muebles, ni objetos… está en ruinas. Alguna prenda de ropa y poco más. A pesar de su estado muchos detalles nos indican que se trató de una casa señorial de una importante familia adinerada. La escalinata de piedra y gran balaustrada nos sitúa frente a la entrada principal, situada bajo una gran balconada que pareció estar cubierta. Las dos palmeras de delante son la confirmación de que fue una casa de indianos. La pequeña puerta de atrás que tiene un pequeño vestíbulo con paredes de azulejos es probablemente la del servicio ya que da a una parte del terreno en dónde se encuentra una pequeña casa de servidumbre, algo alejada de la mansión, y lo que parece una cochera. La exploramos y en su interior hallamos un tesoro, un coche americano Atrapado en el tiempo un Hudson del 48, destartalado, pero con el mismo encanto que debió tener en su época de mayor esplendor.



En cuanto entro en la cochera me recorre un escalofrío, siento que en esa casa pasaron cosas y no me equivoco. Tras la exploración recorremos el pueblo en busca de personas que nos hablen de la casa. Me acerco a preguntarle a la empleada de un supermercado cercano que sale a bajar el toldo. Me habló de una familia de mucho dinero, que la casa lleva abandonada por lo menos desde los años 70 y algo de una historia de amor. Todavía con muchas dudas una mujer mayor nos dice que preguntemos en una cafetería de esas que llevan abiertas toda la vida y efectivamente, allí nos aclaran bastante la historia del lugar.



Se trata de una casa de planta cuadrada construida entre 1900 y 1905, de estilo modernista con cierto aire ecléctico esto quiere decir qué mezcla diferentes estilos como el gótico o el oriental. Constaba de dos alturas y una torre que le sumaba una más. En la torre colgaba el blasón familiar de los Cortés que fueron los propietarios originales de la casa. La familia Cortés gozaba de una posición prominente para aquella época y se trataba de una familia Indiana al parecer procedente de Asturias. Los indianos eran emigrantes españoles sobre todo gallegos y asturianos que retornaban desde las Américas o de Francia a sus tierras de origen y una vez establecidos de nuevo construían sus casas imitando la vanguardia arquitectónica de ciudades como Buenos Aires, La Habana o París. Estas edificaciones están consideradas patrimonio histórico y cultura, tanto en Galicia cómo Asturias como por todo el norte de España y por lo tanto están protegidas, esto quiere decir que no pueden ser demolidas.


Se desconoce la fecha exacta de su abandono, pero se cree que fue a principios de la década de los años sesenta y es que en la casa aconteció un suceso trágico. En la década de los 50 una muy jovencita pariente de esta familia fue a pasar un verano desde Asturias a A Coruña, resulta que tenía una relación con un novio que no era aceptado por su familia, este novio va a buscarla a Coruña con el fin de poder estar juntos, la acompaña a un baile pero al regreso de este la asesina. Se cree que desde entonces la familia, que vivía fuera, dejó de ir por allí. Hay pesonas que niegan este suceso, pero lo cierto es que la historia circula entre los habitantes. Probablemente la propiedad pasó de unos herederos a otros hasta que el terreno fue comprado por una constructora que tenía proyectados unos apartamentos que no llegó a hacer y con la crisis se le embargó el terreno..


Descubrimos que el inmueble está en la lista roja del patrimonio y que la propiedad pertenece en la actualidad a bankia. Hace poco se le impuso una multa de 3000 € a esta entidad por tener en muy malas condiciones la finca y fueron obligados a desbrozar el terreno después de pagar esta multa, que al parecer no es la primera vez qué sucede. Y es que algunas teorías apuntan que al banco no le interesa mantener esta propiedad cuidada, precisamente porque es patrimonio histórico y cultural y no pueden demoler la vivienda, con lo cual lo que les interesaría es que la vivienda cayera por si sola para así poder vender el solar sin casa.. Lo que ha provocado un enfrentamiento entre los Ayuntamientos colindantes y dicho banco…una de las muchas propuestas sobre lo que se querría hacer con este solar sería intentar salvaguardar lo poco que queda de la arquitectura de esta casa y crear una zona verde, un parque en lo que sería la finca manteniendo tanto la casa Indiana cómo la pequeña casita de servidumbre.

Podéis ver mi vídeo en mi canal de YouTube







No hay comentarios:

Publicar un comentario