lunes, 5 de julio de 2010

✪ La Serpiente. "Su movimiento hipnotiza, su ataque aterra y su veneno mata”. ✪


Las serpientes son animales de sangre fría que necesitan temperaturas cálidas para vivir. Para algunas personas son repulsivas, siempre ligadas a la muerte y el veneno; mientras que otras sienten pura atracción y fascinación por estas criaturas. Expulsada del paraíso y castigada a reptar eternamente, pueden llegar a poseer, según su tamaño, de 180 a 400 vértebras. Gozan de una habilidad extraordinaria para esconderse sigilosas, desaparecer de repente, camuflarse entre las rocas o mimetizarse con la misma tierra y así poder pasar inadvertidas. De su cuerpo, la cabeza es la parte mejor definida y donde posee algunas estructuras sensitivas que detectan cualquier peligro o cambio que se presente.



El sistema nervioso de las serpientes, a pesar de ser bastante elemental, asegura una reacción veloz e inmediata. Tienen una característica lengua bífida sensitiva, la mueven constantemente y es con la que catan las partículas químicas que se encuentran tanto en el aire como en el suelo. Partículas que transfieren desde la punta de su lengua hasta el órgano vomeronasal (situado en su paladar).

Son seres llenos de misterio y magia, espirituales, uno de los 
símbolos más antiguos de la historia, pero ¿qué simbolizan exactamente las serpientes? 


“La serpiente era la alimaña más insidiosa de entre todos los seres creados por Dios” (génesis 3, 1)


Desde la más remota antigüedad las serpientes han simbolizado gran diversidad de cosas, de hecho es uno de los motivos más representados en todo el Neolítico (la Nueva Edad de Piedra) y en la Edad del Cobre. Era vista como un ser especial, con simbología dual de vida y muerte, una alegoría de los poderes de la Madre Tierra al estar siempre ligada a ella.



Si buceamos un poco en la mitología clásica a todos se nos viene a la cabeza "Medusa" la única mortal de las tres Gorgonas, que 
habitaban en el extremo Occidente, cerca del reino de los muertos. Sus cabezas estaban pobladas por serpientes.

Se cuenta que allá hacia el año 1600 a. de C., los habitantes de la isla de Creta (Grecia), rendían culto a la diosa Serpiente, la cual poseía un santuario en el palacio de Cnosos, su estatua era de loza vidriada y aparecía ataviada con un largo vestido hasta la cintura, corpiño con el pecho descubierto, sosteniendo una serpiente en cada mano y con un gato en la cabeza. Pero posiblemente el origen del simbolismo de estos animales sea antecesor a la cultura griega, proviniendo de la egipcia. 



Los egipcios adoraban a la diosa Hathor, a la que siempre representaban con una serpiente. Hathor era la diosa del amor, de la alegría y patrona de la música. Su nombre significaba “Casa de Horus”, pues era la esposa de Horus, y en origen era una entidad celeste que recorría el Sol. Bajo la forma de una vaca protegía a los difuntos y los acogía. Además representaba la embriaguez del placer y también la fertilidad.

En Mesopotamia, el hijo de Ninazu (dios secundario del inframundo en el reino de Ereshkigal) es también representado por una serpiente. Como el dios griego de la medicina Asclepio (hijo de Apolo) conocido como Esculapio para los romanos, que igualmente se le figura con una culebra enroscada a su vara, convirtiéndose este en el símbolo de los médicos.


Las serpientes también están presentes en el "Caduceo de Hermes" (Mercurio) "mensajero de los dioses". El Caduceo era la vara con la cual el dios encantaba los ojos de los mortales o despertaba a los que dormían.

El icono de la serpiente es identificado con el paradigma del cambio y la resurrección, se la consideraba vehículo de inmortalidad, símbolo de regeneración (porque todos los años muda su piel), de vida eterna, de veneno y de curación. Representa la sabiduría por el contacto con el más allá como símbolo del reino de los muertos, en la mitología maya, la "serpiente de las visiones" era usada para la comunicación con los espíritus y el otro mundo. 

Por supuesto, se las ha relacionado con las mentiras y la traición por su condición de lengua bífida. Así se vería como el símbolo del mal, del pecado, del demonio y el infierno, que induce a la mujer y al hombre a desobedecer a Dios como se refleja en el relato bíblico de "Adán y Eva".


Representa la venganza y la guardia, debido a que cuando se sienten atacadas, se lanzan en un contragolpe y sin previo aviso, es por esto que también se las asocia a la venganza. Protagonista de leyendas infinitas, en los pueblos nórdicos se la representa rodeando a la tierra como una poderosa fuerza destructora.






2 comentarios:

  1. Entre las mismas serpientes se encuentra una gran gama con diferentes habilidades, algunas superiores a otras; como aquella que puede arrojar venenos a los ojos de su victima.
    Muy bien escrito y llevado, sobre todo la investigación para explicarnos su visión religiosa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Desconocía por completo lo de que son capaces de lanzar veneno a los ojos de sus adversarios, realmente impactante!! :)

    Muchas gracias tlacotzontli, un saludo :)

    ResponderEliminar