lunes, 14 de junio de 2010

Tres Lolitas. Capítulo 25 "¿3 Lolitas menos una...?"


La muerte de nuestra hermana Cristal, la fuimos superando muy poco a poco. Tanto Lili como yo necesitamos durante una larga temporada terapia de choque para asimilar todo lo que habíamos vivido en tan corto espacio de tiempo. No fue fácil, pero por suerte tuvimos el apoyo incondicional de las Hermanas del convento, de Mario y de todos los componentes de la discográfica y productora, además del de nuestro reaparecido padre y del de Isabel que finalmente no dudó en colgar los hábitos y venirse con nosotras a Madrid para buscar trabajo.
Nuestros fans, a pesar de estar tristes por el repentino fallecimiento de Cristal; también nos escribían cientos de cartas con muestras de ánimo y cariño, a la vez que nos preguntaban por los rumores de disolución de 3 LOLITAS, pidiéndonos por favor que no nos separáramos.
Ciertamente, Lili y yo no teníamos muchas ganas de tirar todo por la borda. Además Mario nos insistía constantemente para que buscásemos una sustituta que pudiera ocupar el lugar de nuestra hermana en el grupo. 3 Lolitas era lo único que nos hacía estar cerca y sentir a Cristal viva, así que por ella decidimos seguir adelante un poco más. Las dos nos pusimos de acuerdo que la chica que sustituyese a nuestra hermana tendría que ser alguien con una característica especial y no sería nada fácil elegir a la adecuada, hasta que una tarde de relax en el apartamento a Lili se le ocurrió que nadie mejor que Isabel podría ocupar el puesto.
     Isabel llevaba más de tres semanas alicaída porque no era capaz de encontrar trabajo y le sabía mal estar viviendo, como ella solía decir “de gorra” en nuestro apartamento. Recuerdo perfectamente tarde en la que le ofrecimos formar parte de 3 LOLITAS. Su primera respuesta había sido una negación rotunda.- ¿Estáis locas? ¿Cómo voy a formar parte de vuestro grupo? Os recuerdo que acabo de salir de un Convento en el que hasta hace bien poco le dedicaba mi vida a Dios...
- Venga Isabel, reconoce que te mueres de ganas. ¿Me vas a decir que no te atrae la experiencia? Además quién mejor que tú para ocupar el puesto de Cristal, desde siempre posees una voz grandiosa, de hecho la mejor de las tres. Y tú conociste a nuestra hermana, la querías y ella te quería... Y yo sé que a ella le haría mucha ilusión... 
    Al final, no hizo falta mucho para convencer a Isabel. Además, Lili tenía un arte especial para llevar a cualquier persona hacia su terreno. Arte que por cierto yo siempre había admirado.
    Por fin, volvíamos a ser tres y el grupo, después de un parón de un par de meses, volvía a funcionar. Lili, Isa y yo... A partir de entonces, nuestra imagen cambió. Mario pensó que debíamos de dar un giro radical a nuestro estilo, tanto estético como musicalmente hablando. Una especie de estrategia para que el público no echara mucho de menos el trocito de 3 Lolitas que nos faltaba y aceptasen a la nueva componente.
Manteníamos el aire de mujeres aniñadas pero un toque muy sexy y atrevido. Nos transformó en una especie de misteriosas mujeres fatales, cantando ritmos más de rock que de pop.
A nosotras el cambio nos parecía un error, pensamos que tal vez nuestra carrera en el mundo de la música podría truncarse, a la gente no les suelen gustar los cambios. Pero contrariamente a lo que nosotras nos imaginábamos, el nuevo look hizo que nos fuera, si cabe, mucho mejor que antes. Nuestro éxito aumentaba a pasos agigantados, en ocasiones llegando a asustarme y agobiarme.
Three Hearts” comenzaba a sonar en una emisora local de la ciudad de Memphis en Texas y en otra emisora latina de Miami, Florida. Preludio de que pronto cruzaríamos el charco y hacer las Américas. 
 






No hay comentarios:

Publicar un comentario